DESTINAN A SEVILLA AL JEFE DE LA GUARDIA CIVIL DE CEUTA POR EL INCIDENTE EN EL QUE MURIERON AHOGADOS 15 INMIGRANTES

  • Imprimir

El jefe de la Guardia Civil en Ceuta, el teniente coronel Andrés López García, ha sido trasladado a Sevilla como «castigo» por la gestión informativa de la tragedia en la que, hace seis meses, murieron ahogados 15 inmigrantes que trataban de entrar a nado enEspaña. Se le responsabilizó de haber ocultado en un primer momento que se dispararon pelotas de goma al mar.
Así lo indican a EL MUNDO las fuentes consultadas, que apuntan también que el máximo responsable de la Comandancia de Ceuta"tenía los días contados" desde que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, desautorizó en el Congreso a la Guardia Civil al admitir que los agentes dispararon pelotas de goma directamente al mar, cerca de los inmigrantes que intentaban entrar nadando en territorio español el 6 de febrero de 2014.
Nada más producirse la tragedia, tanto el Instituto Armado como laDelegación del Gobierno dieron versiones distintas de los hechos. El director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa,negó, por ejemplo, el uso de estos medios antidisturbios en el agua. "Pelotas de goma en la mar, no. Los datos que yo tengo es que se han utilizado en la valla", sostuvo, antes de que Fernández Díaz dijera lo contrario.
La Guardia Civil tuvo que salir al paso del desconcierto que causaron las distintas versiones asegurando que el primer atestado de los hechos no hacía referencia a los disparos de las pelotas de goma en el mar. En petit comité se responsabilizó de los errores al teniente coronel Andrés López García, que no estaba directamente al frente del operativo pero sí era el responsable del Instituto Armado en Ceuta.
"Lo que pasó es que las primeras declaraciones se hicieron basándose en un primer informe que hizo la Comandancia que contenía inexactitudes y no recogía toda la realidad, y el que estaba a cargo de la Comandancia era Andrés López García", señalan las fuentes consultadas. Distintos partidos políticos pidieron la cabeza de Fernández de Mesa y del ministro, pero nadie dimitió entonces por esos hechos.
Ahora, cuando se acaban de cumplir seis meses de uno de los peores dramas de la inmigración en España, el teniente coronel Andrés López García es enviado a Sevilla mediante una comisión rogatoria, tal y como confirmó ayer un portavoz del Instituto Armado.
Este portavoz manifestó que el cambio de destino obedece a "cuestiones operativas" que el Instituto Armado no suele comentar.
En función de la citada comisión de servicio, Andrés López García permanecerá un tiempo en Sevilla hasta que encuentre un destino definitivo. "La plaza no es mala", explican las fuentes consultadas, "pero ahora tendrá a varias personas por encima. En Ceuta era el que más mandaba y donde va no será el jefe".
El teniente coronel, que ayer comenzó a trabajar como jefe de laPlana Mayor de la Cuarta Zona de la Guardia Civil en Sevilla, llevaba al frente del Instituto Armado en Ceuta desde 2011 y estaba muy arraigado en la ciudad autónoma, donde, además, los guardias tienen un complemento en su sueldo por residencia.
Las mismas fuentes hacen notar que el relevo se haya producido "en pleno verano, para que no se note mucho". "En su momento no se destituyó a nadie porque habría sido una forma de reconocer que las cosas se habían hecho mal", añaden.
El problema es que el traslado ha coincidido con la oleada de pateras, que ha supuesto que el Ministerio del Interior haya decidido reforzar la dotación de la Comandancia con tres módulos de intervención rápida de la Guardia Civil, que suponen un total de 60 nuevos efectivos. "Con todo lo que está pasando no es el mejor momento para irse", opinan las fuentes.
Por el momento no hay sustituto para Andrés López García. Queda al frente de forma provisional su número dos, el comandante.

 http://www.elmundo.es/espana/2014/08/15/53ed2adbca4741ed748b4593.html